Cómo cuidar de las plantas en verano

El agua es esencial para todo tipo de plantas y los buenos cultivos. Por lo tanto, es muy importante que éstas no se queden sin su riego durante el verano, la época más calurosa de todo el año, ya que se evapora más rápido.
como cuidar de las plantas en verano

Índice de contenido

El agua es esencial para todo tipo de plantas y los buenos cultivos. Por lo tanto, es muy importante que éstas no se queden sin su riego durante el verano, la época más calurosa de todo el año, ya que se evapora más rápido. 

Cómo regar las plantas en verano

La mayor parte de la fuerza de una planta proviene de la cantidad de agua que le hemos proporcionado. El agua es esencial para la absorción de nutrientes y para la mayoría de los procesos vitales de la vida interna, en todo tipo de plantas, ya que beben su alimento a través de sus raíces. Por lo tanto, este líquido es esencial para la mayoría de los procesos vitales de la vida interna para ellas y debe estar en constante suministro. Una vez que una planta se queda sin agua, deja de crecer y, por consecuencia, algunos vegetales se siembran prematuramente o, simplemente, pierden fuerza y mueren.

riego de las plantas en verano

Para un crecimiento sano y fuerte y el más alto rendimiento de los cultivos de mejor sabor y calidad, las plantas necesitarán un suministro constante de agua. Por lo tanto, el riego en verano es a menudo necesario, si no esencial. Las plantas que crecen en macetas dependen casi totalmente de ti para suministrar agua y, es posible, que tenga que regar algunos cultivos en recipientes una o, incluso, dos veces al día en verano para evitar que se sequen.

El objetivo debe ser mantener el suelo o el abono uniformemente húmedo – empapar en exceso el suelo seco puede hacer que algunos cultivos – como los tomates – se dividan, se rompan. Y el riego irregular también puede dar lugar a sabores amargos, y con los tomates una condición conocida como la putrefacción del extremo de la flor – donde el fondo del tomate se vuelve negro.

cuidados de las plantas en verano

Algunos cultivos, como los «exóticos» de invernadero y las judías pintas, sufrirán una conmoción si se riegan con agua fría, por lo que hay que permitir que el agua alcance la temperatura ambiente antes de usarla.

Si el agua escasea, utilícela primero en los siguientes cultivos: guisantes, judías y maíz dulce cuando estén en flor; patatas cuando estén produciendo sus nuevos tubérculos; cultivos grandes y frondosos antes de que empiecen a perder fuerza.

Enfermedades de las plantas a causa del riego

Así como la putrefacción de las flores, que no es una enfermedad, sino un desorden fisiológico, el riego incorrecto puede llevar a problemas de enfermedad. Esto suele causar la enfermedad del oídio, una capa blanca, creada por un hongo, en las hojas e incluso en el tallo. Es más común en calabacines, calabazas y otras cucurbitáceas. Al regar estos cultivos, es importante dar mucha agua regularmente en las raíces, pero procura mantener el follaje seco. Una genial idea para prevenirlo es hundir una maceta o una botella de plástico de 15 cm, aproximadamente, al lado de las plantas y verter agua en ella, haciendo que el agua vaya directamente al suelo, manteniéndola bien lejos de toda la planta y hoja.